Desde el momento en que usas un reloj automático, formas un gran equipo con él, ya que el increíble mecanismo de estos relojes hace posible su funcionamiento a través de los movimientos de su portador. Esto quiere decir que cosas como escribir, bailar, dar un apretón de manos, etc. son las que provocan que el reloj tenga un movimiento constante. Toda una maravilla de mecanismo.

Más técnicamente, cuando la muñeca donde el reloj posa se mueve, también genera movimiento en un pivote, el cual hace que una masa oscilante tense un resorte motor, así éste, cargándose al comprimirse, almacena energía, la cual pasa por un órgano que la regula para poder hacer llegar únicamente la tensión necesaria para generar el movimiento preciso que crea los segundos, minutos y horas.

Reloj automático

Tranquilo, no tienes de que preocuparte a la hora de dormir. Ya que este sistema esta hecho de una forma tan inteligente que cuenta con una reserva de 36 horas. Eso sí, si acabas de comprarlo y es la primera vez de uso o si se ha agotado la reserva de tiempo, será necesario darle cuerda de forma manual girando 10 veces la corona.

En cuanto a la precisión, comparándolo con un reloj de cuarzo, es evidente que es menor a éste. Siendo la desviación normal de un reloj automático entre 10 a 30 segundos por día, a diferencia de un reloj de cuarzo que es de 15 a 30 segundos por mes.

Así que ahora que ya sabes cómo, asegúrate de mantener a tu reloj con vida.

Para ver los relojes automáticos, da click aquí: