Si eres un gran fan de Invicta al que le encanta estar viendo las novedades mientras programa el próximo reloj que pronto adquirirá, escogiendo entre la gran variedad de modelos y revisando las características y los detalles de cada uno, seguro habrás notado que varios modelos Invicta están bañados en oro rosa, ya sea en su bisel, correa o quizá en la caja. Pero, ¿y de dónde salió el oro rosa?

El oro puro, de 24 kilates si bien es el más caro, brillante y de mayor prestigio, no es el más funcional, ya que su pureza lo hace ser muy frágil y blando. Por lo que, para endurecerlo, se hacen aleaciones entre el oro y otros materiales, así se obtiene un metal precioso mucho más duro y funcional.

A raíz de una de esas aleaciones surge el oro rosa, el cual está compuesto en un 75% de oro, 5% de plata y 20% de cobre. Es esta combinación la que le da su tono rosado, por supuesto que para adquirirlo tiene que pasar por un proceso de fundición muy preciso y cumpliendo cada uno de éstos pasos cuidadosamente:

Lo primero es poner los materiales (el oro, la plata y el cobre, cada uno con su respectiva medida) en el crisol (que es un recipiente hecho de arcilla y grafito especial para los hornos, ya que resiste temperaturas muy altas) se meten al horno a una potente temperatura de 1000° que provoca que los materiales entren en fusión calentándose tanto que en menos de 30 minutos terminan tal como la lava, de color rojo intenso e hirviente.

Ya listo, es vertido en un recipiente de acero para obtener un lingote. Pero eso no es todo, después, el lingote es laminado para obtener una muestra la cual es enviada al control de metales preciosos de cada país, para que se encarguen de revisarlo y analizarlo para ver si cumple con todas las características de la aleación, y si es así, aprobarlo. Una vez que se manda el certificado de aprobación, el oro rosa está listo para emplearse. Por último, vuelve a entrar en proceso de fundición, ahora a 600° para que pueda laminarse de nuevo dando el grosor necesario para cada caso.

Y así, después de un intenso proceso, obtenemos este metal precioso conocido como oro rosa. Bastante interesante, ¿no? Y Tú ¿ya tienes algún Invicta con éste material?