En la relojería existen diferentes tipos de materiales para cada una de las partes del reloj. Hablando de Cristales, los materiales más comunes, por ser los mejores son el zafiro y el mineral, ambos tienen propiedades específicas y prácticamente contrarias.

El cristal Mineral es sometido a una fuente de intenso calor y repentinamente se enfría, por lo cual se crea una descompensación de temperatura entre el interior y el exterior. Esto provoca que se endurezca, creando zonas de sobretensión lo cual lo hace muy resistente a los impactos. Así mismo, los procedimientos químicos entran en juego, otorgándole al cristal aún más resistencia. En fin, en simples palabras el cristal mineral es muy resistente a impactos y resulta muy difícil que llegue a romperse, sin embargo es más probable que pueda llegar a sufrir de rayones en su capa exterior.

El cristal de Zafiro en cambio, es sumamente duro, casi como un diamante (en la escala de Mohs que mide la dureza, el zafiro se califica con el 9 mientras que el único material calificado con el 10 es el diamante) por lo cual es mucho más difícil que llegue a rayarse el cristal, en teoría, sólo un diamante podría rayar al zafiro, ya que es el único material con una dureza mayor. Sin embargo es muy importante señalar que entre más dureza tenga el cristal, más frágil se vuelve. Esto quiere decir que contra un impacto fuerte, es muy probable que tu cristal de zafiro llegue a romperse. El cristal de zafiro es de un costo mayor al mineral, ya que su proceso de fabricación es laborioso y complejo.

Elegir uno u otro, se convirtió en una decisión sobre lo que se busca en un reloj. Si vas a usarlo quizá en deportes, o llevas una vida intensa, seguro te conviene que el cristal sea mineral. Si por el contrario quieres algo para situaciones formales o eres una persona cuidadosa seguro que preferirás el zafiro.

Pero ¿por qué elegir sólo uno, si ambas propiedades son igual de necesarias?... Nuestro capacitado equipo de Invicta, al tener en cuenta ésta situación, encontró una precisa solución al respecto: Crear nuestro propio cristal. Entre varias pruebas, intentos y experimentos, se creó el cristal “Flame Fusion” patentado por Invicta Watch, el cual, prácticamente es una fusión entre el cristal de zafiro y el cristal mineral, tomando la propiedad de dureza que ofrece el zafiro y la propiedad de resistencia del mineral, obteniendo así un cristal súper resistente a golpes y a rayones.


Hay ciertos modelos muy exclusivos, que tienen doble Cristal Flame Fusion, como son los Hydromax, esto los hace prácticamente irrompibles, además de que le da un toque único a su diseño.

Actualmente, seguimos teniendo relojes con cristal mineral o de zafiro, cuando el contexto del reloj lo requiere, pero nuestra mayoría de relojes, por ser nuestro mejor cristal, son de Flame Fusión. Y tú ¿Ya lo probaste?